Tres cosas que nunca debes decir al hablar en público: 2

30 noviembre, 2010 by: Javier

La segunda cosa que puedes decir para perder totalmente tu reputación como ponente también suele soltarse a la audiencia al principio de la presentación. Vas a hablar de escalada, tu actividad favorita. La practicas todos los fines de semana, te has subido la cara norte del Angliru, y tus amigos te reconocen como un experto en la materia. La audiencia a la que te diriges no es muy grande, así que decides sincerarte con ellos: 

“SEGURO QUE ALGUNOS DE VOSOTROS SABÉIS MÁS QUE YO SOBRE ESTO”

Chaaan, la has fastidiado. El público inmediatamente decide que no merece la pena escucharte, toma una salida mental, y te deja de prestar atención. Si ya es difícil lograr que te hagan caso, imagínate si encima les dices que no van a sacar mucho en claro de tu presentación sobre los Picos de Europa.

Y lo que es peor, la audiencia va a pensar que quién es el cateto que ha traído a hablar de alpinismo a esta persona, que sabe menos que yo. Con la de cosas que tengo que hacer. No sólo te perjudicas a ti mismo, sino también a tu anfitrión.

Nunca nunca nunca seas humilde presentándote. Incluso cuando realmente sabes menos que la mayoría del público, seguro que algo les puedes aportar con tu punto de vista. Deja que sean ellos los que decidan sobre tu nivel de conocimiento. Si sabes añadir la salsa suficiente a tu presentación, vas a darle otro sabor a lo que ya han degustado antes del tema.

¿Por qué decimos estas cosas que nos hacen tanto daño como presentadores? Porque, al igual que cuando confesamos que estamos nerviosos, estamos buscando la clemencia de la audiencia. Queremos que nos perdonen de antemano si decimos alguna burrada que no está soportada con datos, si expresamos opiniones personales que pueden no gustar a alguien, si contamos cosas que ya conocen, o si no nos hemos preocupado de certificar nuestras fuentes.

Pero si estás ahí hablando, es porque eres un experto en la materia. ¿A que nadie te llama para hablar de las órbitas de los átomos si no eres un experto en física? ¿O de escalada si no tienes nada nuevo que decir?

Cuando estás ahí arriba en el escenario, eres el director de orquesta. No regales la batuta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


nueve − = 1