Sacando cromos

7 Mayo, 2011 by: Javier

 

Mi hijo de 11 años tiene que hacer un trabajo para el cole sobre el crecimiento natural y el crecimiento real de la población de un país. Es en grupo, así que se reúnen en casa para prepararlo. El trabajo incluye hacer una maqueta y preparar una presentación. Por supuesto, me he presentado voluntario a echarles una mano tramposa.

Mi sugerencia para presentar los dos conceptos es que el grupo sacara a la pizarra a 10 de la clase, que serían los componentes de la población del país antes de que ocurra ningún cambio. Para explicar el crecimiento natural, sacan a otros tres de los que siguen sentados, que serían los nacidos ese año. Ya tenemos un crecimiento del 3%. Pero ay, palman dos ese mismo año, así que de los 10 originales se sientan dos, que pertenezcan a algún grupo pedorro rival de la clase, por ejemplo. Total, el crecimiento natural de la población es 1%. ¿Y el crecimiento real? Pues hay cuatro inmigrantes de Borneo que llegan al país, con lo que el grupo saca a la pizarra a otros cuatro de la audiencia. Y se van a Jamaica dos de la población actual, que se sientan. El crecimiento real de la población es entonces 3%, y se ve fácilmente porque en la pizarra hay ahora 13 personas.

Después de explicarles cómo funcionaría, mi hijo me dice no sé, lo vamos a pensar. En su caso es necesidad de autoafirmación preadolescente, en la línea ya está otra vez papá con sus sugerencias de listillo.

Pero me ha recordado la escasez de ocasiones en las que vemos cromos añadidos a las presentaciones. Hay pocos ponentes que ilustran sus discursos. Lo malo es que el público se distrae en seguida si no lo tienes en vilo. Fíjate en los dibujos animados, las viñetas cambian cada dos segundos para mantener la atención de los niños. Los adultos necesitamos animación con cromos también, al menos cada seis minutos. ¿Qué son cromos? Contar una historia, enseñar una peli, contar un chiste, hacer una demostración, sacar a un voluntario, traer a un invitado experto, echarse un baile, preguntar a la audiencia, dejar que te pregunten, hacerles trabajar en algo unos minutos, plantear un acertijo, reunirles en grupos, hacer un truco de magia. Todo esto no porque sí, claro, sino porque tiene que ver con lo que les estás contando y porque ilustra tu mensaje.

Por lo general, los ponentes no ilustran sus presentaciones con otro cromo que no sea PowerPoint. Es una pena, y un aburrimiento. Normalmente se debe a que el presentador no quiere llamar demasiado la atención, a ver si van a pensar que no soy lo suficientemente serio, voy a hacer el ridículo y me van a perder el respeto. También puede tener que ver con la tensión. Sacar cromos requiere de cierto dominio de la situación, que si estás nervioso igual te cuesta más tener. O puede ser debido a que no se te ocurre nada original. En este caso, nada como buscar en internet “ilustrar el crecimiento de la población” para inspirarte.

Plantéatelo igual que cuando eliges una película para distraerte. Si eres un cinéfilo, igual prefieres Pauline en la Playa de Éric Rohmer, pero normalmente te atraerá más algo que te mantenga en vilo, como Pulp Fiction o El silencio de los corderos. Tu audiencia es igual: la próxima vez que hables en público, pregunta cuántos fans de Éric Rohmer hay en la sala. Si tu presentación es sobre el crecimiento de la población, te dejo el cromo.

2 respuestas a “Sacando cromos”

  1. Marisa Martínez dice:

    Una aportación sencilla pero que puede resultar muy productiva en presentaciones de hora, hora y media para que nos sean tan soporíferas. Para la próxima echaré mano de unos cuantos cromos. Gracias Javier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro + 5 =