La entrevista de trabajo

9 diciembre, 2012 by: Javier

Hablar con una sola persona en un entorno formal también es una presentación. De estas presentaciones, las más relevantes posiblemente sean las entrevistas de trabajo, por lo que te juegas. Si se te ocurre intentar cambiar de compañía en estos tiempos, mejor vete bien preparado. Aquí tienes unas pistas, aparte de las obvias de explorar su web antes, llevar preparadas preguntas inteligentes, y vestir para la ocasión.

Lo primero es poner la entrevista en su contexto. Es interesante ir con la tranquilidad que da pensar dos cosas: tú también les estás entrevistando, porque no quieres entrar en cualquier sitio; y el entrevistador está deseando que seas tú el elegido. Si alguna vez has estado en la silla del entrevistador, sabrás que está deseando dar rápido con el candidato ideal. Así que no te sientas inferior de ninguna manera. También ayuda tener varias opciones abiertas. Si te lo juegas todo a una carta, estarás algo más nervioso.

Es clave saludar con el saludo 4+1, porque el entrevistador te va a calar en 30 segundos:

1. Sonríe: le estarás diciendo que te gusta, y que estás seguro de lo que vendes.

2. Mírale a los ojos. Intenta memorizar el color de sus ojos, para asegurarte de que le miras el tiempo suficiente.

3. Mientras le miras, di “hola, soy Marta Martínez, encantada de conocerle”.

4. Y mientras haces todo lo anterior, estrecha su mano firmemente, intentando apretar ni más ni menos de lo que te apriete la tuya el entrevistador.

El paso +1 es decir algo mientras te sientas, por ejemplo lo bonita que es la vista desde la ventana, o los retrasos en el transporte por la huelga de metro ese día. De otro modo vas a dejar que suba la tensión en la sala.

Como habrá un montón de candidatos para el puesto, sobre todo si vas a la entrevista a través de Infojobs o de Monster, intenta que se te recuerde por algo. Después de entrevistar al candidato número 15, te parecen todos iguales. Por ejemplo, lleva un traje que parezca carísimo, a no ser que la entrevista sea para una compañía de videojuegos y vayas a parecer estirada. O cuéntales alguna proeza deportiva. O diles que te gusta el teatro chino.

Además de investigarles a ellos, tienes que investigarte a ti mismo, porque te van a hacer preguntas difíciles. Tienes que haber buscado en tu trayectoria ejemplos de las cualidades que todo el mundo busca. Las de siempre son la creatividad, la capacidad de pensar de modo analítico, la habilidad de comunicación, el saber trabajar con otros a todos los niveles, el rigor en la ejecución, y el ser capaz de trabajar por objetivos. Bastante de cajón, pero ¿cuántas veces te has quedado balbuceando algo irrelevante sobre tu trabajo anterior para intentar ilustrar alguna de estas?

El lenguaje de tus gestos también va a decir algo de ti. Procura sentarte recto, no tieso, y con los pies bien plantados. No cruces nada, ni las manos, ni los brazos, ni las piernas, porque aparecerás defensivo y nadie quiere trabajar con alguien que tiene algo que esconder. Evita tics nerviosos, como tocarte la cara o el pelo, que dicen que no las tienes todas contigo. No apoyes la cara en las manos, aunque prefieras esta postura para pensar, porque parece que estás cansado del entrevistador. Sonríe con frecuencia, y mírale a los ojos. Lo más difícil de usar sentado son las manos, porque tiendes a juntarlas cuando no las usas. En vez de eso, déjalas sobre la mesa y úsalas igual que si estuvieras presentando, procurando que no pasen del área entre los hombros, los lados del tronco, y la mesa.

Cuando acabes la entrevista, hazle sentir bien. Mientras estrechas su mano sonriendo y mirándole a los ojos, agradécele algo que haya hecho por ti, como quedar a una hora intempestiva, o enseñarte la oficina, o darte más tiempo del previsto. Y cuando te vayas, saluda a todo el mundo. Incluida la recepcionista. Es una manera fácil de decir que eres alguien con quien sería sencillo encajar.

Porque el entrevistador necesita confirmar dos cosas: que puedes aportar lo que se necesita para el puesto, y que puedes trabajar con el resto del equipo. Así que relájate, y piensa el favor que les estarías haciendo si te contratan.

2 respuestas a “La entrevista de trabajo”

  1. Rogelio González López dice:

    Me ha parecido muy interesante y completo.
    Además me encanta la naturalidad y sencillez de estilo con el que está redactado.
    Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 − = tres