Hablar en público predicando

21 Diciembre, 2010 by: Javier

Me interesan los pastores americanos desde que vi a John Belushi en la peli de los Blues Brothers diciendo “we’re on a mission from God”. Es un  momento culminante de la historia de la comedia.

Estos predicadores yanquis son unos magos de la comunicación. La verdad es que los curas en general no tienen muy difícil esto de hablar en público porque, como dice Don Jaime, su mensaje se vende solo: vas a vivir eternamente, y además si haces algo malo Dios te perdona siempre. Es un chollo, quién no compra eso.

Seas creyente o no, son muy convincentes hablando en público. ¿Cómo lo hacen?

Échale un ojo al reverendo Robert Taylor III, por ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=-IbK_O1A2Us&feature=related

Lo primero que hace bien es vestirse de blanco. El blanco es un color que transmite poder cuando se combina con colores oscuros. Además, en su caso transmite pureza, que es el contenido de lo que predica.

La voz la maneja como si tuviera un joystick en la garganta: como quiere. Fíjate en su uso de las pausas: 03.55 a 04.01, por ejemplo. Le ayudan a enfatizar los puntos que quiere resaltar.

Otro aspecto positivo de la voz es la inflexión que consigue con los cambios de volumen: 02.16 a 02.20. Llama la atención sobre algo que quiere transmitir con más fuerza. También en 04.39 a 04.50.

O fíjate en los cambios de velocidad: 03.27 a 04.07, que inmediatamente centran la atención en lo que viene a continuación. El resultado de acelerar es que te preguntas, ¿por qué va más rápido ahora?, y se te levantan las orejas.

En cuanto al movimiento, está detrás de un atril, pero no lo usa como parapeto. El atril tiene ese peligro, que nos escondamos de la audiencia. Algunos lo usan precisamente para eso. En el caso del reverendo Taylor, el atril le fija en el centro del escenario para atraer toda la atención hacia él. Sin embargo, se mueve. En el mismo sitio, casi bailando: 02.40 a 02.46, o hacia el público para dejar claro algún aspecto de su charla: 05.19 a 05.32.

Creo que mejoraría mucho su presentación usando un micrófono de solapa. Si con una mano se expresa perfectamente, imagínate con la dos a la vez. Igual hasta me convierte… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 × ocho =