Hablar en público para crecer

27 abril, 2011 by: Javier

Ayer me contó un amigo su caso de superación de barreras. Pero no a hablar en público, sino a relacionarse y ser una persona normal.

De adolescente era el adolescente más feo del lugar. El acné le devoraba y tenía la cara como una paella. Además, la falta de confianza en sí mismo por su aspecto le llevaba a no ser expresivo. Su sonrisa era la de alguien que pretende ser la Gioconda, falsa y de falsedad detectable. Las chicas no querían saber nada de él, y pasó su juventud comiéndose uno o ningún rosco.

Cuando llegó a la universidad, la edad había jugado a su favor. Ya no tenía granos, y aunque la piel no era de culo de bebé, no se diferenciaba del resto de postadolescentes en busca de identidad. Ahora tenía que superar el retraimiento que había sido su refugio durante tantos años clave. Y decidió que iba a compensar la imagen que había tenido de sí mismo, a través de la fuerza de la comunicación. Es decir, puedo ser más feo que un gorila, pero nena, voy a comunicar como Winston Churchill.

Así que durante los años de facultad se dedicó a pulir su habilidad de hablar en público. Siempre que tenía ocasión se subía al escenario, para defender proyectos o arengar a sus compañeros al siguiente acto estudiantil. Su razonamiento: nadie va a ser tan cruel evaluando cómo lo hago ahí arriba como mis propios compañeros de estudios. Que me van a poner a caer de un burro siempre, y además en directo y sin solicitar su opinión. De risas pero sin piedad. Total, que tengo la mejor ocasión de aprender a expresarme en público de la historia. Y funcionó, vaya si funcionó. Ahora es de los mejores comunicadores que conozco, capaz de encandilar a cualquier audiencia con su simpatía y dominio de la expresión corporal.

Hay una lección directa que se deriva de la historia de mi amigo. Si te echa para atrás enfrentarte a una audiencia de cualquier tipo, piensa dos cosas:

1. Ninguna va a ser tan despiadada como la que te podías haber encontrado durante tus años de estudios. Ni siquiera los inversores que van a decidir si invierten en tu proyecto, esos son angelitos comparados con la mordacidad de gente que no hace concesiones a la educación y a la sutileza. Así que olvida eso que se te pasa por la cabeza de que te están evaluando, sólo quieren verte triunfar.

2. Hablar en público te va a hacer más fuerte. Te va a permitir crecer como individuo, superándote y disfrutando de la sensación que se tiene cuando te sobrepones a algo que creías que era más grande que tú. Además de todos los contactos para tu carrera que te va a aportar el estar delante de una audiencia con frecuencia.

Hay otra lección, pero esa me parece que es secreta. Y es cómo consigue tener más admiradoras que nadie de los que no salimos en los papeles. Pero estoy seguro de que tiene que ver con saber hablar en público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


− siete = 2