En la estela de Jobs

24 Septiembre, 2012 by: Javier

http://www.youtube.com/watch?v=upqiu9RWPmo&feature=related

Es difícil tomar el relevo de un icono como Steve Jobs en el escenario. Tim Cook, el nuevo CEO de Apple, lo hace bien aunque es menos interesante de ver que Jobs. Para el lanzamiento del iPhone 5 la semana pasada, la cara de la compañía fue el VP mundial de Marketing, Phil Schiller. No es un recién llegado, lleva en Apple más de 20 años y ha participado en otros lanzamientos. La presentación fue durante una convención de esas que les gusta hacer a Apple, con sus fans que gritan como si fueran adolescentes en un concierto de One Direction.

La verdad es que el pobre Schiller lo debe de pasar mal, porque estoy seguro de que tiene como referencia a Jobs cuando presenta. Y aunque Jobs no era el maestro hablando en público que se dice que era, desbordaba entusiasmo por sus cacharros electrónicos. Precisamente entusiasmo es lo que no tiene Schiller.

Ya al principio de la presentación desperdicia su posible magnetismo al decir “today, we are going to introduce iPhone 5” de una manera aburridísima. Parece que está diciendo a sus invitados a cenar que hoy les va a dar sopa de sobre. El comienzo de la presentación es tu oportunidad de agarrar la atención de la audiencia, y él la desaprovecha por completo. Inmediatamente después hace una gracieta enseñando el teléfono a su tamaño real, que nadie alcanza a ver, para resaltar que es muy pequeño. Pero su primera frase ha sido muy plana, con lo que no ha dispuesto al público para esperar nada extraordinario. Así que lo que parece es que alguien se ha equivocado al no proyectar el teléfono en la pantalla.

Sus frases excitantes no van acompañadas del tono que las haría brillar. Por ejemplo en 00.30 dice “it’s an absolute jewel”, en 02.00 “the world’s thinnest smartphone”, y en 01.36 y 03.39 “simply amazing”, dejando caer todo el potencial de las palabras con la nula inflexión de su voz.

Su lenguaje corporal tampoco ayuda. Se lleva las manos atrás con frecuencia, transmitiendo distancia, junta los pies en señal de sumisión, y, cuando se mueve,  da tres o cuatro pasos sin propósito. Un follón de signos inconscientes que no acompañan al contenido.

Su apariencia es igual de plana que la entonación (02.15). Imagino que busca tener su propia identidad estética alejada de lo estirado, igual que hacía Jobs. Aparece con una camisa caqui, un color que transmite menos autoridad que los oscuros. Además, la lleva por fuera, y le viene grande. Igual tenía en mente una guayabera porque acababa de volver de vacaciones del Caribe, o porque había visto la última de Oliver Stone sobre dictadores centroamericanos, pero lo que comunica es dejadez y falta de interés en sí mismo.

La presentación en Keynote, como todas las de Apple, es excelente. No muestra más de cuatro palabras a la vez en la pantalla, con muchas imágenes que acompañan lo que dice el ponente.

Es posible que lo único que necesite Schiller para brillar en sus presentaciones es olvidarse de su ex–jefe, y leer el Quijote. Siempre puede haber segundas partes mejores que la primera.

4 respuestas a “En la estela de Jobs”

  1. Ma. José dice:

    Hola Javier, no he podido parar de sonreir mientras he leído tus comentarios sobre la presentacion del Iphone5.
    Cierto es que este señor no sabe abrir una exposición, quizá no haya medido sus límites o se haya confiado en que su auditorio se entregaría a él solo por tener un producto más que deseado; grave error que comete más de un importante directivo que se cree respaldado solo por un gran nombre de empresa ( y flaco favor le hacen a esta con su “prepotencia”). Totalmete de acuerdo estoy tambien en lo poco acertada que es la elección del vestuario, ya que querer vestir desenfadado no está reñido con el buen gusto. Es más a mi me parece una falta de respeto hacia el público que asiste. Desgraciadamente esto es cada vez más habitual en todos los sectores, te sorprenderías de alguna que otra situación que he presenciado.
    Como siempre, es un placer leer tu observaciones y aprender contigo.
    MJ

  2. Maligne dice:

    Hola Javier,
    Como “ex-applefan”, y ahora simple usuario (aunque contento), te diré que me ha encantado tu análisis y te confirmo que por los círculos mackeros hay cierta desilusión con las últimas presentaciones. Parece que de las míticas presentaciones de Steve Jobs sólo queda el encargado de hacer las diapositivas…

    Un abrazo,

    Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 × = veinte cuatro