El clip de Mariano

10 junio, 2012 by: Javier

En la comparecencia de hoy 10 de junio, sobre la la ayuda europea que recibirá España para sanear su sector financiero, Mariano Rajoy transmite un mensaje de tres puntos claro y bien estructurado. Otra cosa es la importancia que le da a cada punto. (http://www.youtube.com/watch?v=HfE8QviKvsI)

En su presentación, Rajoy destaca tres cosas, en orden de importancia según el número de veces que las repite.

1. Sigo con el plan que dije que iba a seguir, por si alguien se está sorprendiendo: buscar el equilibrio presupuestario saneando las administraciones públicas; hacer reformas estructurales como la laboral; y restructurar el sistema financiero. Lo repite en tres ocasiones (01.10, 03.30, 15.38).

2. El euro ha sido reforzado con esta intervención, “ha ganado el euro” (04.04, 07.55). Misiva clarísima para los mercados, con la que además termina.

3. Los españoles están demostrando madurez ante las medidas (06.30). Coletazo casi al final dirigido a subir la moral.

Tal vez habría sido mejor reforzar el punto que menos reforzó. Lo que se echa de menos en este discurso es la insuflación de ánimo a la audiencia, de ganas de vencer al dragón. Es en estas presentaciones, en las que el país está pendiente de ti casi tanto como del fútbol, cuando tienes la ocasión de oro de galvanizarlo. Eso hicieron, para bien y para mal, Churchill, Hitler, Roosevelt, Franco, Kennedy, Truman, Jack Welch, y tantos otros. Y no se dispone de muchas como esta. Yo le habría dado la vuelta al discurso, empezando por hablar de cómo el país está sufriendo sin rendirse, y cómo el futuro va a traer lo mejor si lo sigue intentando. Posiblemente el problema esté en que se busca la defensa a corto plazo de la política que se está poniendo en marcha, con la mirada puesta en las elecciones siguientes, más que en el largo plazo. Además, no les habría dicho que “el gobierno les agradece” nada (07.05, 07.28), desde una posición de magnanimidad que solo le distancia del público. El gobierno está pagado por la audiencia, así que no hay nada que agradecer, simplemente intentar hacerlo bien y rendir cuentas.

Aparte del mensaje bien estructurado, demuestra un buen dominio del contacto visual, mirando a las diferentes zonas de la audiencia de periodistas. Era una rueda de prensa, pero también podía haber usado la cámara para mirar a la audiencia del país, sobre todo cuando habla de la madurez que dice que muestra. Aparece sereno y dominando la situación.

Podría haber evitado hacer varias cosas relacionadas con su estilo al hablar en público:

1. Utiliza “eeeh” como muletilla con frecuencia. Da la sensación de que teme quedarse callado esos instantes, y por tanto transmite inseguridad.

2. Junta las manos constantemente, a modo de protección del torso. Más inseguridad aparente.

3. Machaca el esqueleto de un clip cuando junta las manos. Mientras gesticula con una, la otra sujeta el clip abajo. Cuando se juntan, juegan con el clip, o con el bolígrafo. Esto es de primero de Presentaciones. No es bueno jugar con ningún objeto mientras presentas, porque la audiencia va a percibir que estás descargando tensión, y si estás descargando tensión igual es porque estás contándoles algo de lo que no estás muy seguro, o incluso una trola. Cuando el periodista más retorcido le pregunta por qué se va a Polonia a ver el partido de fútbol (19.38), se da cuenta de que tiene que aparecer sincero y auténtico porque aquí le pueden pillar, así que deja el boli y el clip. Sabe que así transmite más sinceridad, pero no lo tiene en cuenta durante el resto de su intervención.

4. Cuando le hacen preguntas, muestra una actitud de confrontación. Para ceder la palabra al periodista al preguntar, le dice “a ver, siguiente”, o “adelante”. Sería mucho más educado decir “por favor”, o “aquí tenemos otra pregunta”. Además, no mira al que pregunta, sino que fija la mirada en sus notas o en otras partes de la sala, durante la mayor parte del tiempo de la pregunta. Y cuando responde, mira continuamente al que ha hecho la pregunta, despreciando al resto.

La clave está en el clip. Cuando eres consciente de la importancia de una presentación para tu audiencia, dejas de concentrarte en ti para dedicarte al público. Y te olvidas de descargar tensión en un clip, para añadírsela al mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


+ 9 = trece