Discurso de boda

23 abril, 2011 by: Javier

Últimamente he estado en alguna boda en la que uno de los invitados hacía un discurso sobre los novios. Lo que los ingleses llaman el Best Man, o Best Person, at the wedding.

En España no es frecuente este tipo de discursos, que suelen durar alrededor de 15 minutos – aunque mi amigo Haig ha hecho uno insuperable de media hora, en el que la novia le quería matar al final. Se trata de hablar sobre los novios y de por qué están hechos el uno para el otro.

Si te toca, que seguro que se pone de moda hacerlos, igual que en televisión los shows son calcaditos a los americanos, esto es lo que deberías tener en cuenta para que te salga de cine.

1. Investiga exhaustivamente sobre los novios. Su personalidad, su infancia, sus carreras profesionales, los episodios más importantes en sus vidas, cómo se conocieron. Ahora enlaza toda esta información desde el punto de vista de la relación. Por ejemplo, si el novio se compró un coche de segunda mano a los 18, pero él fue el primer amor de la novia, ya tienes un ángulo interesante para divertir a la audiencia.

2. Dirígete a los invitados, empezando por los novios, sus padres, demás familiares, y amigos. No te olvides de nadie, o al menos de ningún grupo de gente, porque los olvidados te van a machacar en su evaluación en corrillos durante las copas.

3. Diles por qué estás haciendo tú el discurso. Porque eres el hermano del novio, o un amigo íntimo, o su primo segundo. Esto es importante porque de este modo todos sabrán por qué tú – y no cualquiera de ellos – has sido elegido para hacerlo. Hay que eliminar susceptibilidades desde el principio. Además, tu relación con los novios te da credibilidad para hablar delante de todos, y te permite pasarte de la raya con alguna broma que de otro modo no sería bien recibida. Si el tío Paco, al que no ves desde hace 20 años, habla de cuando la guardia civil pilló a los novios en el coche en el Parque del Oeste, igual la audiencia se revuelve en sus asientos. Pero si la que habla es la amiga íntima de la novia, el enfoque es muy diferente.

4. Incluye en tu discurso menciones sobre la relación con los novios de diversos invitados importantes, como sus padres o amigos íntimos. Esto hará que los invitados se sientan parte del grupo y que aumente la diversión de la fiesta.

5. De alguna manera tienes que decir que están hechos el uno para el otro. Habla de cómo se conocieron, de por qué se atraen, de cómo ha evolucionado su relación. Esto te permite llevar el discurso al clímax final, en el que haces el brindis por los novios, deseándoles una vida feliz con muchos hijos, y esperando que todos los invitados se lo pasen pipa comiendo, bebiendo, y bailando.

6. La clave del discurso es el humor. Tienes que buscar el ángulo para que cualquier cosa de la que hables se vuelva divertida. No es lo mismo hablar de la petición de mano describiendo la ceremonia, que mencionando cómo el novio se pasó la noche sin dormir pensando en la primera vez que conoció al padre de la novia, y en la cara que le iba a poner al día siguiente.

Es importante mantener un perfil bajo una vez acabado el discurso, agradecer las felicitaciones y cambiar de tema. Los protagonistas son los novios, tú ya has tenido o tendrás tu momento.

Una respuesta a “Discurso de boda”

  1. diego dice:

    A mi me toco hace unos 13 años en la boda de mi mejor amigo de la infancia. Para mas señas, que sepáis que el discurso se hace -en ocasiones- en el “rehearsal dinner”-, una cena-ensayo donde se asegura que ira sobre ruedas al dia siguiente.
    Mi estrategia fue hacer un diccionario de la vida de esta persona, a quien conocía (entonces) hacia mas de 20 años, habiendo dejado claro la duración de nuestra amistad y el hecho de que me había desplazado desde Madrid hasta New Orleans. Toques íntimos, toques graciosos, guiño a la novia, y por la puerta grande. Eso si, es una situación muy difícil, porque por breves momentos TODOS te miran a ti…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


seis × = 36